Lifestyle

Viajar con tu Mascota

Viajar con tu mascota, concretamente con un perro, es una experiencia positiva inolvidable. Pero también puede ser un calvario o pueden surgir imprevistos que incluso hagan acortar nuestras vacaciones. Por eso tras varios viajes en estos últimos dos años y leer consejos de muchos sitios voy a resumir aquello que considero más importante para poder disfrutar sin preocupaciones.

1. Acostumbrada al coche deberá estar, necesidades básicas cubiertas y bien asegurada atrás.

La mascota debe asociar al coche a algo positivo, si haces varios trayectos cortos como a una playa, a un parque o a visitar a la familia, el perro muy pronto asociará que subirse al coche equivale a “fiesta, juego…”

Es importante y obvio que si hace “sus cosas” antes de viajar irá más relajado. En trayectos largos es muy importante parar al menos cada 2 horas, por un lado el conductor descansa aunque sean 5 o 10 minutos y el perro hará lo que necesite. A parte, disfruta mucho con los “nuevos” olores de un sitio desconocido. Nosotros incluso antes de iniciar el viaje le tiramos el disco o la pelota para que corra un buen rato y así duerma la mayor parte del trayecto.

Asegurar al animal en el coche es obligatorio, por seguridad de los ocupantes y de la propia mascota. Bien con transportin (previamente acostumbrado), o bien con un arnés anclado al cinturón de seguridad que es como la llevamos nosotros. Lo suficientemente corto como para que no alcance al conductor pero con la holgura necesaria para que pueda tumbarse o cambiarse de lado libremente.

2. Su cartilla de vacunación a mano desearás llevar, coloca siempre todo en su mochila y nada perderás.

Nosotros tenemos la cartilla de vacunación (debidamente sellada) y además el pasaporte europeo en el que se incluyen las vacunas necesarias para poder viajar por toda europa. Además el sistema europeo de vacunación es diferente al tradicional español, cada vacuna se pone hasta en 3 pequeñas dosis, con sus correspondientes vacunas de “recuerdo” anuales y desparasitación periódica. Siempre hay que llevarla a mano, pues ante cualquier incidencia o accidente e incluso para acceder a algunos establecimientos, o pasos de frontera la vamos a necesitar o nos la van a exigir.

Es importante hacerse con una bolsa o mochila donde llevar siempre todo a mano, comederos, botiquín, juguetes, comida y bebida, correas, bolsitas para deshechos, etc… y en un bolsillo de la misma mochila, la cartilla y el pasaporte. Esta mochila la llevamos siempre entre el asiento del conductor y la parte de atrás. Y cuando hacemos senderismo o salimos a pasear uno se encarga de la mochila del perro y así no nos preocupamos de lo que le pueda pasar.

3. Lleva siempre su comedero y bebedero, pienso y agua fresca para un dia entero, si quieres enseres de aseo y juguetes podrás incluir, así en el viaje también se podrá divertir.

Para nuestra Luna, es importante que lleve su comedero (Antivuelco). Cuando le hemos dado otro se pone a jugar con él, tira la comida y hace cosas raras XD. Muy importante que se siga alimentando con su pienso habitual para evitar posibles indigestiones y nos la líe. Más si la mascota es delicada con los cambios en la alimentación como la nuestra.

MUY IMPORTANTE: llevar bastante agua fresca, más si hacemos senderismo y la mascota hace el camino por 3 veces, nunca se sabe si vamos a encontrar agua y es aquí cuando necesita estar muy bien hidratada. Botiquín ya llevamos nosotros uno pequeño y podemos utilizarlo para el perro igualmente, por eso no lo he incluido, pero tened en cuenta que por el asfalto, caminos pedregosos y demás les desgasta fácilmente las almohadillas que no estan acostumbradas y mucho cuidado también en algunas playas de pescadores que pueden existir anzuelos e hilos de pesca que para ellos es fatal y ante la duda acudir al veterinario más cercano.

Llevar su pelota, disco u otros juguetes hará que se sienta como en casa y disfrute de los viajes con nosotros.

4. Dependiendo del país a visitar, sus normas habremos de estudiar.

Esto se aplica también a algunas comunidades autónomas, e incluso hay que saber de antemano si el camping, hotel o playa permite el acceso a mascotas. En algunos países el uso de bozal, las zonas de pipican y el modo de pasear con nuestra mascota conlleva una serie de requisitos más o menos restrictivos, por ello, si queremos evitar sanciones o algún que otro momento bochornoso hemos de informarnos bien.

Por último, algún pequeño consejo más. Cuando queremos salir a algún restaurante que no admiten animales, siempre se puede dejar al animal en el coche a la sombra y con las ventanas semiabiertas, saliendo a observar (nosotros nos solemos colocar en alguna ventana del establecimiento con visión directa al coche) periódicamente. Si vamos varias personas, visitar monumentos, castillos, museos, etc… es fácil si se hace por turnos, por ejemplo 2 se van a la playa con el perro y otros 2 de visita turística y otro día al revés. No por llevar una mascota ha de ser un incoveniente, sino todo lo contrario. Además la reacción de alegría cuando Luna ve las maletas y la caravana enganchada NO TIENE PRECIO. Es un animal feliz siempre que vaya donde sea con el dueño y de manera recíproca, un viaje con tu mascota te dejará unos recuerdos tan bonitos que te van a durar toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *